Parroquia María Madre de la Iglesia

Crucifixion2.jpg
Estás aquí: Home

Bienvenidos a la Parroquia María Madre de la Iglesia.

Abr22

Plegaria de San Agustín

E-mail Imprimir PDF
Plegaria_de_San_Agustn
Actualizado ( Martes, 22 de Abril de 2014 16:05 )
 
Abr20

La tumba está vacía...¡Cristo Resucitó!

E-mail Imprimir PDF

Alégrense por fin los coros de los ángeles, alégrense las jerarquías del cielo, y por la victoria de Rey tan poderoso que las trompetas anuncien la salvación.
Goce también la tierra, inundada de tanta claridad, y que, radiante con el fulgor del Rey Eterno, se sienta libre de la tiniebla que cubría el orbe entero.
Alégrese también nuestra madre la Iglesia, revestida de luz tan brillante; resuene el templo con las aclamaciones del pueblo.
¡Qué noche tan dichosa! Sólo ella conoció el momento en que Cristo resucitó del abismo. ¡Qué noche tan dichosa en que se une el cielo con la tierra, lo humano con lo divino!
¡La luz de Cristo gloriosamente resucitado disipe las tinieblas del corazón y de la mente! Cristo, Alfa y Omega, de Él son los tiempos y los siglos. ¡Bendito sea el Señor porque ha visitado y redimido a su pueblo! Cristo resucitó, ¡aleluya!
Actualizado ( Lunes, 21 de Abril de 2014 05:55 )
 
Abr19

Jesús yace en su tumba

E-mail Imprimir PDF
Descenso_de_la_cruz
JESÚS YACE EN SU TUMBA

Se va cerrando el drama de la Pasión de Cristo, cuyas escenas hemos ido contemplando durante esta Semana Mayor.

Hoy, Jesús yace en su tumba y los apóstoles creen que todo se acabó. Todo el día sábado su cuerpo descansa en el sepulcro. Pero su madre, María, se acuerda de lo que dijo su Hijo : "Al tercer día resucitaré". Los Apóstoles van llegando a su lado, y Ella les consuela.

El Sábado Santo es un día de luto inmenso, de silencio y de espera vigilante de la Resurrección. La Iglesia en particular recuerda el dolor, la valentía y la esperanza de la Virgen María.

El misterio esencial del Sábado Santo es la ausencia del Señor. La Iglesia se encuentra en espera de la resurrección del esposo. Cristo ha ocultado su rostro; ha sustraído su presencia; el Señor está ausente; Jesús misteriosamente está muerto. Esto es lo que le distingue de cualquier otro momento de la vida terrestre y celeste del Redentor.

Cristo no está ya, está muerto y litúrgicamente esta ausencia se presenta como la privación de la Eucaristía. Es imposible celebrarla porque el Señor no está. Este es el único día del año en que no se celebra el Santo Sacrificio de la Misa en ninguna parte del mundo, porque Jesús está muerto.

Es necesario permanecer sobrecogidos ante la ausencia del Señor. Este es un buen día para pensar en lo que significa que Dios no esté con nosotros. Es una buena oportunidad para revisar nuestra vida con Dios. ¿Cuántas veces somos nosotros los que lo abandonamos? ¿Cuántas veces hemos dejado solo al Señor Jesús?

Hoy Jesús nos deja solos. No por su voluntad, sino porque está muerto.

Sólo puede ser entendida esta muerte en el contexto de la Salvación que Jesús nos ofrece. Sólo es posible entender que Dios Padre permitiera que a su Hijo le pasara algo tan grave porque era necesario que así sucediera para borrar nuestros pecados y alcanzarnos la salvación. Sin muerte no hay redención ni resurrección, no hay vida eterna.

Este día sábado, al caer la noche vamos a celebrar la Vigilia Pascual. La celebración de la Vigilia Pascual es la más importante fiesta del año cristiano. Es la noche santa, es la noche larga, es la noche victoriosa. Cristo resucita en la madrugada del domingo.

Hoy es el día de la esperanza… y en silencio esperamos confiados por una vida nueva: la Resurrección.

DANOS SABIDURÍA, SEÑOR

Preparémonos, desde las profundidades del silencio, a la luz que todo lo ilumina y que emana de su Resurrección. En tanto, permanezcamos junto al sepulcro del Señor, callados, meditando su Pasión y muerte, pidiéndole -durante estos momentos- nos dé Sabiduría. Es fundamental comprender que la Sabiduría supera al simple conocimiento. Es preciso no confundir la Ciencia con la Sabiduría. El demonio supo de las cosas celestes y no aprovechó ese conocimiento con Sabiduría. Hoy conoce más cosas terrestres que todos los hombres del mundo y... ¿de qué le sirve? Por eso es nuestra súplica: ¡Señor, danos Sabiduría! En los momentos de prueba, no es un gran cúmulo de conocimientos lo que nos salva, sino la Pasión de Cristo y la aceptación que de ella hagamos. Sin Fe nada valemos y sin obras, nuestra Fe está muerta. Sin Sabiduría es fácil desvariar. Por ello es que pedimos a Cristo que nos la otorgue para vivir la vida cristianamente y sortear las pruebas conforme a su Voluntad. Pidámosla también para nuestros pastores. Agradezcamos a Jesús su Redención mediante su muerte en Cruz. Sigamos en silencio recordando y meditando aquello de "aquel que se salva, sabe; y el que no, no sabe nada".

Mantengámonos, pues, junto al sepulcro del Señor. Supliquemos a Cristo que no nos deje más tiempo solos, proponiéndonos nosotros tampoco volver apartarnos de Él por el pecado.

Ven, Señor. ¡Resucita y resucítanos a tu Gracia! Sin ti estamos perdidos.
Actualizado ( Sábado, 19 de Abril de 2014 06:18 )
 
Abr19

A la Virgen de la Soledad del Sábado Santo

E-mail Imprimir PDF
PIEDAD
Un Dios muerto es demasiado para nosotros, Madre.

Se han ido todos, Madre, te han dejado sola.

Sola con Él en los brazos, como aquella noche de Belén.

Se han ido todos: soldados y fariseos, mercaderes e hijas de Jerusalén.

Con ellos, nos hemos ido todos.

Para nosotros mismos, Viernes Santo es un momento… Después volvemos a lo mismo.

Arriba en la cumbre, estás tú sola, Madre. Sola con el Hijo dormido en los brazos.

Todos los demás nos hemos vuelto al pueblo. A esto que nosotros llamamos tan pomposamente: asuntos, negocios, quehaceres, obligaciones.

Mientras tanto, en Jerusalén, el bruto de Malco estará en alguna taberna enseñando la oreja y diciendo que a él nadie le curó la oreja, porque a él nadie le cortó la oreja, no hay guapo que se la corte.

Y, como Malco, muchos de nosotros, fingiendo que Cristo no ha pasado por nuestra vida, diciendo que nosotros somos tan brutos y tan plantados como cualquiera… En una palabra: enseñando la oreja.

Mientras tanto, en una fortaleza de Jerusalén, Pilatos está diciendo a su mujer que esté tranquila, que él ya se ha lavado las manos doce veces en lo que va del día.

Pilatos es muy cuidadoso. Quiere estar bien con todos; a todos les ha dado algo; a los soldados, la coronación de Cristo; a su conciencia, agua y jabón; al César, miedo y servilismo; a Caifás, la Sangre de Cristo; a María de Nazaret, permiso para desclavar y abrazar el Cuerpo muerto de Cristo; a Cristo mismo, un letrero honroso que dice que es el Rey de los judíos.

Como Pilatos, un buen número de nosotros, que nos lavamos las manos ante el sufrimiento de Dios y de los hombres, y procuramos tranquilizar nuestras conciencias haciendo estas clásicas componendas entre Dios y el diablo, entre lo que quiere Dios y lo que nos da la gana a nosotros.

Mientras tanto, la Virgen, arriba, sola con el Hijo en los brazos…

Caifás esta noche cena con el suegro. Están celebrando el triunfo y haciendo planes. Otra vez a hacerse de oro y a abrir el negocio del Templo. Otra vez la casa de Dios cueva de ladrones, y los dividendos para Anás y Caifás, S. A. Se han vengado de Cristo, que limpió el Templo con el látigo.

¿No ves, María? Fíjate bien en el cuerpo de tu Hijo; ellos se han vengado de los latigazos con que Él les estropeó el negocio.

¿No sabías, María, que en cuanto se nos toca el asunto del dinero y del negocio (o de las vacaciones en días santos), ya no queremos saber nada? Os quedáis solos Cristo y tú. Al pie de la cruz.

Estás sola tú con Cristo, porque te han dejado también los buenos.

Un Cristo muerto era demasiado para nosotros, y te lo hemos dejado a ti sola. La única que tienes fuerzas para sostener a un Dios muerto en tus brazos.

Y no nos juzgues demasiado mal por haberte dejado sola con tu Cristo muerto.

Ya verás cómo al tercer día, cuando nos enteremos de que ha resucitado, volveremos a creer en Él los pobrecitos cristianos de siempre. Cuando la cosa esté menos fea, ya verás como vamos volviendo todos.

Y tú, María, volverás a sonreírnos y harás como si no te hubieras dado cuenta de que te hemos dejado sola esta tarde.


Autor: Pedro María Iraolagoitia, S. I. Título original: Soledad. Fuente: Mariología.

Actualizado ( Sábado, 19 de Abril de 2014 06:17 )
 
Abr18

Viernes Santo

E-mail Imprimir PDF
CRISTO.JesscaminaalCalvariotiziano
REVELACIONES DE NUESTRA SEÑORA A SANTA BRÍGIDA SOBRE LA AGONÍA DE SU DIVINO HIJO

«Era mi Hijo de milagrosa complexión, y así batallaba en Él la muerte con la vida. Subía el dolor de los pies y manos clavados, de la cabeza traspasado y de los nervios y venas rotas, al corazón tiernísimo, y lo atormentaban con increíble angustia. Resistía la valentía del corazón la violencia del dolor; así volvía a difundirse por los miembros, y se prolongaba la muerte con indecible amargura. Estando en esta batalla de infinitas agonías, volvió hacia mí la vista, y conociendo la grandeza del tormento que padecía mi alma, fue tanta la amargura y tribulación de su amabilísimo corazón, que rendido a la inefable angustia de la muerte, según la humanidad, clamó a su eterno Padre, diciendo: «¡Padre en tus manos encomiendo mi espíritu!»

«Como yo, la más triste y afligida de todas las criaturas, oyese el clamor de mi Hijo y conociese que era señal de su muerte, tuve tanta tristeza y dolor en mi alma y cuerpo, que empecé a temblar con tanta fuerza, que las entrañas se me estremecían y todos los miembros y huesos de mi cuerpo temblando se daban unos con otros con tanto pavor y espanto, con tan amargo dolor de mi corazón, que faltan palabras para explicarlo.»

«Volví a mi Hijo Santísimo la vista y conocí que su corazón se le partía por medio de dolor. Vi que todos los miembros de su divino cuerpo horrorosamente se estremecían y temblaban. Vi que levantó un poco su santísima cabeza, y luego la inclinaba a mí, su afligida y dolorosa madre. Vi que la boca se le abría, que la lengua se le divisaba toda cubierta de sangre helada. Vi que sus manos sacratísimas se retiraron un poco de los clavos y se alargaron las heridas, y todo el peso del cuerpo se dejaba venir sobre los divinos pies. Vi que los dedos de las manos y los brazos se estiraban y ponían yertos, las espaldas se le apretaban fuertemente contra la cruz, y entonces expiró con inefables angustias y amarguras, la vida de mi alma, mi Jesús».

Cristo nos dará de comer a todos el Pan de Vida... a todos los que libres del pecado por la Confesión, tengamos el honor de aceptarlo y recibirlo realmente presente en la Eucaristía. "Yo soy el pan, el vivo, el que bajó del cielo. Si uno come de este pan vivirá para siempre, y por lo tanto el pan que Yo daré es la carne mía para la vida del mundo" (Jn VI 51).

Actualizado ( Viernes, 18 de Abril de 2014 06:59 )
 
Abr17

Jueves Santo

E-mail Imprimir PDF

El Jueves Santo se celebra:

-La Última Cena,

-El Lavatorio de los pies,

-La institución de la Eucaristía y del Sacerdocio

-La oración de Jesús en el Huerto de Getsemaní.

En la Misa vespertina, antes del ofertorio, el sacerdote celebrante toma una toalla y una bandeja con agua y lava los pies de doce varones, recordando el mismo gesto de Jesús con sus apóstoles en la Última Cena.

 La Eucaristía

Este es el día en que se instituyó la Eucaristía, el sacramento del Cuerpo y la Sangre de Cristo bajo las especies de pan y vino donde se renueva incruentamente el sacrificio del Calvario. Cristo tuvo la Última Cena con sus apóstoles y por el gran amor que nos tiene, se quedó con nosotros en la Eucaristía, con su Presencia Real, para guiarnos en el camino de la salvación.

Todos estamos invitados a celebrar la cena instituida por Jesús. Esta noche santa, Cristo nos deja su Cuerpo y su Sangre. Revivamos este gran don y comprometámonos a servir a nuestros hermanos.

 

El lavatorio de los pies


Jesús en este pasaje del Evangelio nos enseña a servir con humildad y de corazón a los demás. Este es el mejor camino para seguir a Jesús y para demostrarle nuestra fe en Él. Recordar que esta no es la única vez que Jesús nos habla acerca del servicio. Debemos procurar esta virtud para nuestra vida de todos los días. Vivir como servidores unos de otros.

La noche en el huerto de los Olivos

Lectura del Evangelio según San Marcos14, 32-42.:
Reflexionemos con Jesús en lo que sentía en estos momentos: su miedo, la angustia ante la muerte, la tristeza por ser traicionado, su soledad, su compromiso por cumplir la voluntad de Dios, su obediencia a Dios Padre y su confianza en Él. Las virtudes que nos enseña Jesús este día, entre otras, son la obediencia, la generosidad y la humildad.

Los monumentos y la visita de las siete iglesias

Se acostumbra, después de la Misa vespertina, hacer un monumento para resaltar la Eucaristía y exponerla de una manera solemne para la adoración de los fieles.
La Iglesia pide dedicar un momento de adoración y de agradecimiento a Jesús, un acompañar a Jesús en la oración del huerto. Es por esta razón que las Iglesias preparan sus monumentos. Este es un día solemne.

En la visita de las siete iglesias o siete templos, se acostumbra llevar a cabo una breve oración en la que se dan gracias al Señor por todo su amor al quedarse con nosotros. Esto se hace en siete templos diferentes y simboliza el ir y venir de Jesús en la noche de la traición. Es a lo que refieren cuando dicen “traerte de Herodes a Pilatos”.

Actualizado ( Jueves, 17 de Abril de 2014 07:36 )
 
Abr16

Semana Santa: tiempo de oración, reflexión y penitencia

E-mail Imprimir PDF

Actualizado ( Miércoles, 16 de Abril de 2014 17:12 )
 
Abr15

El filme "NOÉ" es ficción y no la historia bíblica

E-mail Imprimir PDF
Esta película no está basada en las Sagradas Escrituras. Confunde y revuelve a los espectadores que asisten con la intención de conocer la historia de Noé y el diluvio.
Actualizado ( Martes, 15 de Abril de 2014 15:04 )
 
Abr10

La Santa Faz

E-mail Imprimir PDF

Actualizado ( Jueves, 10 de Abril de 2014 16:57 )
 
Abr08

¿De qué tamaño es Dios para ti?

E-mail Imprimir PDF

Actualizado ( Martes, 08 de Abril de 2014 05:34 )
 

Horarios

SANTA MISA

Templo Parroquial
Lunes, Miércoles y Viernes: 09:00 h (Rito Extraordinario)
Martes-Sábado: 19:00 h
Domingo: 09:00 (Rito Extraordinario),
11:00 y 19:00 h

Capilla Sagrados Estigmas
Miércoles y Viernes: 20:00 h
Sábados: 20:15 h
Domingos: 12:30 h

EMERGENCIA DE ENFERMOS

Fono (09)9190-3340

CONFESIONES

Templo Parroquial
Lunes, Miércoles y Viernes: 07:30-09:00 h
Martes, Miércoles y Jueves: 18:00-19:00 h
Viernes: 10:00-12:00 h; 16:00-19:00 h
Sábado y Domingo: Media hora antes de Misa

Capilla Sagrados Estigmas
Miércoles: 16:00-17:30 y después de Misa
Viernes, Sábado y Domingo: después de Misa

ADORACIÓN AL SANTÍSIMO

Templo Parroquial
Miércoles y Viernes: 9:45-19:00
Martes y Jueves: 18:00-20:30

Capilla Sagrados Estigmas
Miércoles: 16:00-20:00 h

SANTO ROSARIO

 Media hora antes de cada misa

OFICINA

Mañanas
Miércoles: 10:00-12:30 h
Domingo: 8:30-12:30 h
Tardes
Martes-Sábado: 16:00-20:30 h
Fono: 2291-6352

Galería de Fotos

Imagen_266
Más fotos